Loader

Especialistas del Hospital de Dénia y de Molina se dan cita para formar en ablación de miomas por radiofrecuencia

lista espera

Especialistas del Hospital de Dénia y de Molina se dan cita para formar en ablación de miomas por radiofrecuencia

  • La ablación transvaginal por radiofrecuencia de los fibromas uterinos es rápida, fácil, predecible, segura, económica y asegura a la paciente mejora calidad de vida, la conservación de su útero, fertilidad y mínimo riesgo quirúrgico

El Hospital de Dénia y el de Molina, ambos del Grupo sanitario Ribera, se han dado cita recientemente en una formación práctica sobre ablación de miomas por radiofrecuencia; una técnica rápida, segura y fácil para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Es la segunda ocasión que se organiza esta formación en la que participan los equipos de ambos centros hospitalarios. “Hace unos meses los compañeros de Dénia se desplazaron al Molina de Segura para realizar una primera aproximación a la técnica. Ahora, hemos ido nosotros para perfeccionarla”, ha explicado la Dra. Esperanza Gadea, Jefa de Ginecología de Ribera Hospital de Molina y especialista en la técnica.

La ablación transvaginal por radiofrecuencia es una técnica que está permitiendo ayudar a muchas mujeres, ya que aproximadamente el 70% desarrollan miomas, cuya máxima incidencia se produce a partir de los 50 años y, aunque normalmente son asintomáticos, en un 25% de los casos pueden llegar a provocar sangrado, presión pélvica, dolor y esterilidad o abortos.

Los miomas son tumores benignos – su grado de malignización es inferior al 1% – que se originan en el tejido muscular del útero. Su tratamiento mediante la ablación por radiofrecuencia es una alternativa a la cirugía y es mínimamente invasiva, ya que actúa directamente en el interior del mioma, termocoagulando el tejido a través de una fina aguja que emite en su punta radiofrecuencia, siempre de manera controlada, en el mioma y sin dañar el resto de útero. De esta forma, el mioma disminuye su tamaño y también su sintomatología.

Además, al ser una técnica no quirúrgica, no daña el endometrio, lo que es muy positivo para la reproducción de la mujer, evitando cesáreas posteriores. Asimismo, se evita el quirófano y las complicaciones y tiempo de estancia posterior.

La ablación transvaginal por radiofrecuencia de los fibromas uterinos es rápida, fácil, predecible, segura, económica y asegura a la paciente mejora calidad de vida, la conservación de su útero, fertilidad y mínimo riesgo quirúrgico.