Blog

El Hospital de Dénia utiliza el “plasma de convaleciente” para tratar el COVID-19

El Hospital de Dénia utiliza el “plasma de convaleciente” para tratar el COVID-19

 

 

El Hospital de Dénia ha comenzado a aplicar terapias con “plasma convaleciente” para tratar pacientes ingresados en la planta de hospitalización con estadios de COVID-19 entre leve y moderada.

El centro dianense participa así de un estudio valenciano, liderado por el Dr. Francisco Jover, del Hospital General Universitario de Alicante, junto con otros nueve hospitales valencianos.

El tratamiento consiste en seleccionar a pacientes en fase temprana de COVID-19 y con una afectación moderada de la patología para administrarles plasma de donante que ya ha superado previamente la infección por coronavirus.

Según el Dr. Ángel Pellicer, uno de los tres internistas, junto con una hematóloga, encargados de poner en marcha el estudio en el Hospital de Dénia, “en la actualidad, aparte de los corticoides, en pacientes de cierta gravedad, no tenemos mayor evidencia sobre cómo atacar al virus. El plasma convaleciente se está empleando ya en hospitales de referencia de todo el mundo. Además, también es un procedimiento que ya se ha ensayado durante otras pandemias”.

La terapia de transfusión de plasma convaleciente, también conocida como terapia de anticuerpos pasiva, se basa en que el enfermo reciba los anticuerpos que ya vencieron al virus en otra persona. En lugar de que el organismo cree sus propios anticuerpos, como ocurre con las vacunas, aquí se trata de irrigar su sangre con un plasma que ya los tiene.

En el Hospital de Dénia el procedimiento de la terapia pasa por solicitar la firma de un consentimiento al paciente, en el que se le informa de los pasos que se están siguiendo con la nueva técnica. Una vez autorizada la transfusión, se solicita el plasma al Centro de Transfusión de Sangre de la Comunidad Valenciana, que lo pone a disposición de los hospitales valencianos en un plazo de dos horas.

El objetivo es, según el Dr. Pellicer, anticipar la acción de la vacuna, que todavía no está disponible, administrando un plasma con anticuerpos que ya han sido capaces de neutralizar el virus en un paciente. De esta manera se suple la carencia defensiva del paciente para dar margen a su propio organismo a generar los anticuerpos”.

 

 

X