Confía en nosotros tu experiencia de ser madre

dar a luz

Confía en nosotros tu experiencia de ser madre

Lactancia materna

Lactancia materna

En el Departamento de Salud de Dénia la cultura de la lactancia materna está muy arraigada en todos los estamentos. Comienza con las matronas en los Centros de Salud, pasa por Obstetricia y Ginecología hasta el equipo de Pediatría.

 

Inicio precoz

Promovemos la cultura de la lactancia y su inicio precoz. En nuestros paritorios, antes incluso de cortar el cordón umbilical y nada más nacer el bebé –incluso en las cesáreas-, colocamos la recién nacido sobre el pecho de la madre para que comience el proceso instintivo de la lactancia materna.
Previamente la mujer ha tenido una formación en su centro de salud durante las clases de preparación al parto en las que se le instruye sobre los beneficios del amamantamiento.

Esa cultura de la lactancia materna sigue en el Hospital durante el parto, en la planta de hospitalización en el posparto y con los talleres de maternidad en los centros de salud.
Nuestros equipos de trabajo de Pediatría, facultativos  y personal de enfermería, han sido precisamente los impulsores del Concurso de Fotografía Marina Alta sobre Lactancia Materna, del Grup Nodrissa.  Además colaboran activamente con una de las webs que más visitas recibe de España sobre las compatibilidades de los medicamentos con la lantancia materna.
Enlaces de interés:

Grup Nodrissa
Amamanta
Comité de lactancia de la Asociación española de Pediatría
Compatibilidad de la lactancia con medicamentos, hierbas y otros productos
Liga de la leche de la Comunidad Valenciana
SINA

 

 

 

Lactancia materna exclusiva

Para la OMS, La Organización Mundial de la Salud, la Lactancia materna exclusiva es la única fórmula de alimentación recomendable para los recién nacidos, a los que no hay que proporcionarles, apostilla, ningún otro alimento, ni bebida, ni siquiera agua. Tampoco recomienda utilizar tetinas y amamantar a demanda, con la frecuencia que el niño desee.
La lactancia materna exclusiva ha de prolongarse hasta por lo menos los 6 primeros meses de vida. Es ideal para el correcto desarrollo de los niños ya que aporta toda la energía y los nutrientes necesarios durante ese periodo de tiempo; transcurrido el cual hay que mantener la lactancia materna, apoyada con alimentos complementarios. La OMS recomienda continuar amamantando hasta los dos años o más.

 

 

 

 

Beneficios de la lactancia materna para el bebé

La lactancia materna ayuda al desarrollo sensorial y cognitivo del niño. Además le protege contra enfermedades infecciosas y crónicas. De hecho, según un estudio realizado en el Departamento de Salud de Dénia, los niños alimentados con biberón ingresan 14 veces más por infecciones gastrointestinales y 5 veces más por problemas respiratorios –bronquitis, neumonía- durante los seis primeros meses de vida que los que han recibido lactancia materna.

Nutricionalmente los alimentados con sucedáneos también tienen más problemas de digestión, ya que toman una leche que no es de su misma especie. A la larga, tienen riesgo de padecer más alergias y enfermedades de tipo inmunitario,  como la diabetes.

 

Beneficios también para las madres

La lactancia materna contribuye a la salud y al bienestar de las madres, ya que reduce el riesgo de cáncer de ovario y mama. También las protege contra la anemia y, en un futuro,  contra la descalcificación, fracturas y de ciertos tipos de cáncer.

La iniciativa Hospitales amigos de los niños se ha aplicado en aproximadamente 16.000 hospitales de 171 países y ha contribuido a mejorar la adhesión a la lactancia materna exclusiva en todo el mundo. Aunque la mejora de los servicios de maternidad ayuda a aumentar el inicio de la lactancia materna exclusiva, para que las madres no la abandonen es necesario un apoyo de todo el sistema de salud.

 

La lactancia materna es ecológica

Las familias de los bebés amamantados ahorran dinero y su comunidad economiza en gasto sanitario, en producción o importación de fórmulas y complementos (biberones,  tetinas)  y en reciclaje de desechos contaminantes.

Los fabricantes de leches artificiales han conseguido fórmulas químicamente similares a la leche de mujer pero tecnológicamente aún es imposible que puedan incorporar las innumerables defensas que contiene la leche materna.

Tampoco podrán suplir su cálido envase, la ternura y contacto directo del amamantamiento.

 

Te ayudamos

Aunque la lactancia materna es un acto natural pero un comportamiento aprendido. Según la OMS, numerosas investigaciones han demostrado que las madres y otros cuidadores necesitan apoyo activo para iniciar y mantener prácticas apropiadas de lactancia materna. Por eso en el Hospital de Dénia enseñamos a las madres durante las primeras 24 horas del nacimiento del bebé cómo estimular sus pechos y las posturas correctas para facilitar al bebé la succión.

Parto natural

Parto Natural

En el Hospital de Dénia apuesta por el parto natural, no medicalizado siempre que el embarazo y las condiciones previas al alumbramiento sean normales. Seis de cada diez mujeres eligen el parto natural en nuestro hospital.

 

 

Potro partos hospital de Dénia

 

¿Qué implica el parto natural?

Desde el momento en que la mujer es ingresada en el bloque obstétrico del hospital, no se aplican a priori determinadas rutinas que pueden resultar agresivas como:

  • La práctica de la episiotomía
  • La administración inmediata de la oxitocina
  • A las parturientas tampoco se les rasura ni se les aplican enemas
  • La amniorrexis, o rotura artificial de la bolsa amniótica, sólo se realiza cuando el ginecólogo o la matrona lo consideran necesario

 

Dilatación

Sobre el periodo de la dilatación la futura madre puede optar entre:

  • Que no me administre un enema
  • Pedir ir al baño siempre que quiera
  • Que no me rasuren el pubis
  • Que no me canalicen una vena
  • Poder utilizar objetos personales, como ropa, música o un libro
  • Tener libertad de movimientos
  • Poder ingerir líquidos
  • Que me monitoricen a mi bebé de forma intermitente
  • Que no me rompan la bolsa de aguas
  • Que no me estimulen el parto con oxitocina
  • Poder emplear métodos alternativos de alivio del dolor, como apoyo emocional, movimiento, masajes, relajación, calor, agua, etc…
  • Que me administren la analgesia epidural
  • Que me administren sedación farmacológica
  • Que me realicen los tractos vaginales estrictamente necesarios

La relación entre centímetros dilatados y tiempo transcurrido suele ser de 1 a 1. Un centímetro cada hora y se intenta que la expulsión de la placenta se haga de manera natural.

El cordón umbilical no se corta hasta que no deja de latir. Inmediatamente después comienza el inicio precoz de la lactancia materna, en el que el Hospital de Dénia ha sido uno de los centros pioneros en España.

Desde el momento del alumbramiento, tanto en partos vaginales como en cesáreas, el hospital de Dénia pone también en práctica el método “piel con piel”, un contacto directo entre madre e hijo.

 

Visita de embarazas Hospital de Dénia

Paritorios, como en casa

Para llevar a cabo los partos de la manera más natural posible, el Hospital de Dénia tiene 8 habitaciones individuales de dilatación. Todas con aseo propio.

Cada una de las habitaciones dispone de un tipo de camas especiales que se transforman en obstétricas para que puedas dar a luz a tu hijo en compañía de la persona que desees.

En estos paritorios tienes a tu disposición elementos que no te serán ajenos para ayudarte a dar a luz a tu hijo de la manera más natural posible. Entre estos objetos están la silla y la pelota de parto. Si quieres también te puedes traer objetos personales, como música, almohadones o iluminación.

La cercanía y la comodidad son compatibles con la tecnología que tienes disponible en los paritorios, como un sistema de telemetría para controlar la dinámica uterina sin cables –un sistema inalámbrico para medir las contracciones  y la frecuencia cardíaca fetal-.

 

Frente a las 8 salas de dilatación hay también 2 paritorios y 1 quirófano por si necesitaras que te atendamos en ellos.

Cesárea

La asistencia es continuada porque la madre después tiene la posibilidad de acudir a clases de postparto en su centro de salud donde se le resuelven dudas sobre la crianza de su hijo. Además, en algunos centros del Departamento de Salud de Dénia también se imparten clases de masaje infantil.

 

Parto con epidural

En el Departamento de Salud de Dénia somos precursores en el fomento de la cultura del parto natural pero también, si lo que deseas es un parto más intervenido, con la administración de la anestesia epidural en el momento que la requieras.

Lo importante es que tú puedes elegir cómo quieres dar a luz. Para eso disponemos de un documento legal, con una validez similar al registro de voluntades anticipadas, en donde puedes indicar tus preferencias.

El Plan de Partos se estructura en cuatro grandes bloques:

  • Preferencias en el periodo de dilatación
  • Preferencias en el período expulsivo
  • Preferencias en la atención al bebé
  • Preferencias en todo el proceso del parto y nacimiento

En el enlace de abajo te puedes descargar el documento en el que tu eliges cómo quieres dar a luz.

Plan de parto Comunitat Valenciana

 

Método canguro

El contacto  piel  con piel -CPP- con la  madre  es  el  hábitat  natural  del  recién  nacido y la lactancia materna el comportamiento programado para ese hábitat.

Existen suficientes argumentos biológicos, fisiológicos, antropológicos y del neurocomportamiento  que  muestran  que  el contacto  piel  con  piel,  junto  con  la lactancia  materna,  representan  el  estado  normal que permite la óptima adaptación de  los  recién nacidos de  todas  las especies al medio extrauterino.

Cuando se deja espontáneamente al recién nacido piel con piel con su madre durante el tiempo suficiente (los primeros 70 minutos tras el parto), el recién nacido  repta hasta el pecho y hace una succión correcta. Este hecho se relaciona con una mejor implantación y duración de la lactancia materna.

Este proceso es frágil, requiere su tiempo y puede alterarse si se interrumpe el contacto, aunque sea unos minutos.

Numerosos  estudios  han  demostrado  la  ausencia  de  riesgo  y la existencia de claros  beneficios del CPP, tanto para el niño como para la madre.

 

Beneficios del CPP para el niño y la madre

  1. Mejora la oxigenación del recién nacido
  2. Mejora su regulación de la temperatura
  3. Se consigue antes su estabilización
  4. Disminuye su gasto energético
  5. Lloran menos
  6. Mayor posibilidad de éxito de la lactancia materna
  7. Aumenta el nivel de oxitocina con efecto anti estrés en la madre y mejora de la contractibilidad uterina.
  8. Mejora el vínculo afectivo madre/hijo
  9. Mejor recuperación de posibles problemas emocionales de la madre
  10. Desarrollo de un comportamiento de protección y un sentimiento de capacidad de la madre para cuidar de su hijo.

 

Contacto precoz tras la cesárea

Alrededor de la cuarta parte de nacimientos son realizados por cesárea y más del 95% lo son sin anestesia general y con perfecto estado de madre y recién nacido.

Objetivo:

Conseguir disminuir el porcentaje de abandono de la lactancia materna tras un parto por cesárea favoreciendo el CPP las primeras horas de vida.

 

 

¿Qué necesito para ir a dar a luz al Hospital?

¿Qué necesito para ir al hospital a dar a luz?

Para la madre:

  • El Hospital de Denia le proporciona camisones y batas pero también puede utilizar los suyo si usted lo desea
  • Bolsa de aseo personal
  • Zapatillas cómodas
  • Ropa para la salida del Hospital
  • Sujetador de lactancia
  • Opcional braguitas desechables, cojín de lactancia
  • No es recomendable la utilización de fajas abdominales ni la utilización de flotadores.
  • Cartilla maternal y documento de identidad o similar (con foto incorporada)
  • NOTA: El Hospital de Denia trabajamos para prestar una asistencia humanizada al nacimiento por lo que si usted lo desea puede utilizar su música, sus aromas, una almohada que le resulte agradable….

 

Lactancia materna

Para el bebé:

  • El Hospital de Denia le proporciona la ropa del bebé pero también puede utilizar la suya si usted lo desea
  • Gorro para los primeros momentos
  • Ropa para la salida del Hospital y un arrullo
  • Recuerde que si ha de utilizar el coche debe transportar al bebé en una silla homologada

 

Es aconsejable tener preparado en casa:

  • Compresas de algodón
  • Gasas estériles y clorhexidina alcohólica al 2% o alcohol de 70º para el cuidado del cordón.

Embarazo

Nos ocupamos de tu embarazo semana a semana

Las mujeres gestantes son controladas habitualmente desde el inicio del embarazo por la matrona de su centro de salud y, coordinadamente, son atendidas por el servicio de Obstetricia del Hospital, según el protocolo establecido por la Conselleria de Sanitat.

Durante los últimos meses de gestación acuden a la preparación al parto en su centro de salud donde se les ofrece todo tipo de información sobre el parto natural, la lactancia materna y el “método canguro” o piel con piel.

Preparación al parto

Preparación al parto

La atención a la mujer embarazada y su orientación al parto natural se practica ya desde primaria, desde los centros de salud. En primera instancia con las clases de preparación al parto.

Es importante que, cuando tu matrona lo requiera, acuda a las clases de preparación al parto la persona que hayas elegido para que te acompañe durante el nacimiento de tu hijo. Allí le instruiremos sobre el papel de apoyo y compañía que tiene que desempeñar y que, en muchas ocasiones, es fundamental para la futura madre.

Durante las clases de preparación al parto que organizan los distintos centros de salud de la Marina Alta, hay visitas programadas al Área de Ginecología y Obstetricia del Hospital. En estas visitas guiadas te enseñarán cómo es el espacio físico donde se va a desarrollar tu parto y con qué elementos vas a contar. A la persona que te acompañe también le enseñarán cómo colaborar y servirte de ayuda.

 

Canto prenatal

El Departamento de Salud de Dénia ha introducido el canto prenatal en la formación preparto que reciben las gestantes de la Marina Alta.

La primera zona básica en incorporar esta novedosa técnica ha sido Dénia, en la que ya lleva nueve meses como programa piloto. La matrona, Mª Teresa Giménez, junto con la músico de la Escuela Manuel Lattur y facilitadora de canto pre-natal, Henar Delgado, son las encargadas de impartir las sesiones. Se celebran todos los martes por la tarde en el Centro Sanitario Integrado Dénia II, –CSI- con excelentes resultados.

Según Henar Delgado, “en Francia el canto prenatal lleva ya más de 4 décadas impartiéndose en ámbitos sanitarios, aunque en España es todavía poco conocido”.

El canto prenatal es un método de acompañamiento al parto que, a través de la voz, ayuda  a mejorar la postura, la respiración y la tonicidad muscular. Para la matrona Mayte Giménez, “es un medio de comunicación con el bebe, y un gran aliado en el trabajo de cara al parto”.

La clase comienza por la realización de percusiones en el cuerpo de la embarazada. Son pequeños golpecitos en rostro y espalda de la gestante, sirviéndose de los nudillos. Los sonidos que provocan las percusiones son perceptibles por el feto y ayudan a que madre e hijo se relajen. Las futuras madres también aprenden el movimiento combinado de pelvis y piernas para acunar al bebé mientras le cantan.

En el canto prenatal el aprendizaje y canto, utilizando notas graves tiene mucha importancia ya que, según la matrona Mª Teresa Giménez, “estos sonidos forman una caja de resonancia en el hueso pélvico. El feto, acostumbrado a estos sonidos, los busca con su oído y cambia de posición hasta localizarlos”.

Desde que se ha implementado esta técnica en el CSI Dénia II, un 80% de los bebés que estaba colocados cabeza arriba han girado antes del parto, lo que evita las cesáreas. Está previsto que el canto prenatal se extienda al resto de las zonas básicas de la Marina Alta.

 

Pilates para embarazadas

El Centro de Salud de Benissa imparte clases de pilates para mujeres embarazadas. Los ejercicios que se practican están encaminados a ganar en elasticidad para que las mujeres sean capaces de adoptar cualquier posición a la hora de dar a luz. También se trabaja para fortalecer el suelo pélvico y la pared abdominal, que soporta mucho peso durante la gestación. El endurecimiento de estas dos zonas es muy importante tanto durante el embarazo pero, sobre todo, en el posparto.

Las clases de preparación al parto en el Centro de Salud de Benissa, dirigidas a mujeres a partir de la semana vigésimo sexta de gestación, son de dos horas y se celebran todos los miércoles entre las 17:30-19:30. Están estructuradas en torno a tres bloques temáticos: el primero centrado en la gestante, con ejercicios de suelo de pilates. El segundo, una charla acompañadas de su pareja y el último una sesión de relajación.

Maternidad

Maternidad

Cuidamos de ti y de tu bebé también en el posparto y puerperio. Continuidad de cuidados

El contacto con la matrona no termina con el parto. El Departamento de Salud de Dénia cuenta con un extenso programa y grupos de trabajo en apoyo a la lactancia materna/grupos de crianza, en el que también se realiza  masaje infantil.

Este completo trabajo multidisciplinar está dando unos excelentes resultados, tanto desde el punto de vista de la alta satisfacción de las mujeres por la atención recibida, como de la calidad técnica y humana de los miembros de este equipo.

 

Talleres para el cuidado del recién nacido

El Departamento de Salud de Dénia ofrece varios talleres de interés para las futuras mamás, como son: porteo para bebés; preparación física en el embarazo con ejercicios de pilates y yoga; cuidados al recién nacido (intrauterinos y extrauterinos); alimentación en el embarazo y postparto; y parto.

Cada sesión de trabajo, está organizada por una o varias matronas especializadas en el tema a tratar. A través de los talleres se comparte el conocimiento con el resto de compañeras y se logra potenciar el departamento.

La formación permite compartir, elaborar y actualizar una documentación única que sirva como referencia a las matronas del Departamento de Salud de Denia.

Talleres de lactancia

Gimnasia hipopresiva

Para que los músculos trabajen más, tras el parto se realizan ejercicios de Gimnasia Hipopresiva. Consiste en practicarlos en apnea, aguantándo la respiración. Esta técnica no está indicada para embarazadas, solo para el posparto.

Neonatos

Neonatos

Neonatología de puertas abiertas

La Unidad de Neonatología del Hospital de Dénia no tiene horario de visitas establecido. Tanto padres como familiares pueden acudir cuantas veces quieran y en el horario que estimen oportuno.

Con esta medida, los pediatras del hospital no pretenden más que humanizar los cuidados del prematuro, fomentar el método canguro y potenciar la cultura de la lactancia materna.

Desde que abrió sus puertas, el Hospital de Dénia, al igual que otros centros sanitarios españoles, están preocupados por  los Cuidados Centrados en el Desarrollo  (CCD).

Se trata de una serie de medidas orientadas a conseguir un adecuado desarrollo neurológico y emocional de los recién nacidos, en especial prematuros, que pasan tiempos considerables ingresados en las unidades neonatales.

Sus enfermedades se tratan respetándolos como individuos frágiles que son, tratando de suprimir el ambiente caótico de las unidades neonatales tradicionales (luz intensa, ruidos estridentes, estímulos agresivos y ausencia de mimos y caricias).

Los CCD promueven el cumplimiento de un conjunto de medidas que aminoran la agresividad del medio ambiente de estos recién nacidos (disminuyendo los estímulos de luz y ruido), la agresividad de las intervenciones médicas y de enfermería y potencian la interrelación entre los neonatos y sus progenitores.

Todo ello  con el objetivo de conseguir un buen desarrollo emocional, una buena organización cerebral y una mayor vinculación y afección por parte del pequeño.

La Unidad de Neonatología tiene publicadas una serie de normas a la entrada en el recinto destinado a los neonatos no nacidos a término o que sufren algún tipo de patología. Estas normas se centran en el lavado de manos y el silencio.

 

 

Neonatologiamed

 

Son las siguientes:

– “Mis papas pueden entrar en la sala siempre que puedan”

– “Me encanta estar en contacto piel con piel con mamá y con papá”

– “Mamá ven a darme pecho muchas veces, siempre que puedas”

– “Antes de entrar lávate bien las manos con agua y jabón. Después utiliza la solución alcohólica para manos”

– “También me gusta que vengan mis hermanitos y mis abuelos, pero si venís muchos a la vez, me agobio. Es mejor que entréis por turno a verme o que me miréis por el cristal”

– “Si estás resfriado, y crees que debes entrar a verme, pídele consejo y una mascarilla al personal sanitario. Ten en cuenta que puedes contagiarme”

– “En esta sala me cuidan, necesito tranquilidad y silencio”

– “El móvil me asusta mucho, apágalo antes de entrar por favor”

Todas estas normas básicas responden a una filosofía que promulga la interacción dinámica entre recién nacido, familia y ambiente. La implantación de esta corriente de opinión en los distintos hospitales españoles  está liderada por el Proyecto Hera.

FAQ lactancia materna

Estoy embarazada y me han dicho que la leche materna es lo mejor para mi bebé, pero… ¿cómo sé si mi leche es de calidad?

La leche materna es, sin duda, la mejor manera y la más natural de alimentar a tu bebé. La leche de las madres ha garantizado la supervivencia de la especie humana a lo largo de la historia de la humanidad.

Cubre todas las necesidades nutricionales para el adecuado crecimiento del bebé. Su composición varía adaptándose a las necesidades de cada bebé, por eso cambia de madre a madre, a lo largo de la lactancia, a lo largo del día e incluso, a lo largo de cada toma.

Se ha comprobado que incluso las madres desnutridas y que viven en situaciones de pobreza y precariedad producen leche de calidad. Existen pequeñas variaciones individuales derivadas de la dieta, pero el cuerpo de las mujeres usa el mismo patrón para fabricar la leche, y ésta es siempre de calidad. Aunque comas mal y tu dieta no sea del todo equilibrada puedes estar tranquila, ya que las células que fabrican la leche se las arreglan para extraer de las reservas maternas todo lo necesario para que no le falte de nada a tu bebé.

 

Además, la lactancia materna protege de enfermedades presentes y futuras.

Ofrece al bebé muchas sustancias que le protegen frente a infecciones y previenen al bebé contra enfermedades alérgicas. Los niños no amamantados padecen con más frecuencia enfermedades a largo plazo como la diabetes, la obesidad, enfermedad inflamatoria intestinal e incluso algunos tipos de cáncer.

También la lactancia te protegerá a ti frente a enfermedades: tienes menos riesgo de sangrado tras el parto, recuperarás antes el peso de antes del embarazo, tienes menos incidencia de cáncer de mama y de ovario en la edad premenopaúsica, así como menor riesgo de fracturas de cadera tras la menopausia.

¿Debo de seguir alguna dieta especial mientras amamanto a mi bebé?

Las madres lactantes sanas necesitan alrededor de 400-500 Kcal/día extras, que se pueden conseguir con un aumento moderado en una dieta habitual equilibrada.

Consumir además pescado azul pequeño: salmón, caballa, boquerones, sardinas… por su alto contenido en ácido grasos omega-3, por lo menos un par de veces por semana. Limitar el consumo de pescado azul grande por su contenido en mercurio.

Las madres vegetarianas pueden necesitar suplementos de vitamina B12.

No hay alimentos prohibidos durante la lactancia. Es cierto que determinados alimentos pueden cambiar el sabor de la leche y el bebé rechazarla durante unas horas. Si esto sucede, lo mejor es evitar ese alimento.

¿Cómo lo hago: cuánto tiempo debe de durar una toma, cuánto tiempo debe de pasar entre toma y toma? ¿Debo ofrecerle los dos pechos cada vez?

La lactancia materna debe de ser a demanda: eso significa que el bebé debe de mamar cada vez que quiera y el tiempo que quiera y, que has de saber interpretar cuándo tu bebé quiere mamar.

No esperes a que llore para ponértelo al pecho, ni sigas un horario rígido. Cuando tu bebé esté despierto, alerta, saque la lengua o se chupe las manitas… entonces es el momento de amamantarlo.

La mayoría de los bebés maman muy frecuentemente, las primeras semanas más de 8-10 veces al día y esto es lo más habitual. También es normal que mamen varias veces por la noche. Las tomas nocturnas son buenas porque aparte de alimentarlo, estimulan la producción de prolactina, una hormona fundamental en la lactancia.

En los primeros días de vida y hasta que la lactancia esté bien establecida, si tu bebé duerme mucho y no pide comer, solo entonces tendrás que despertarlo cada 3-4 horas para que se alimente: evitaremos así la pérdida excesiva de peso y además, al mamar más frecuentemente, estimulará tu pecho para que produzca cada vez más leche.

Déjalo mamar el tiempo que quiera: solo él sabe cuándo tiene bastante. La mayoría de los bebés, una vez saciados, se retiran tranquilos de la mama. Unos se quedan dormidos y no quieren más, pero la mayoría suele despertarse y entonces hay que ofrecerle el otro pecho. Aunque la mayoría de los bebés maman de los dos pechos, cuando la mamá tiene gemelos, los alimenta perfectamente: un pecho para cada bebé.

Y recuerda también que la lactancia materna es a demanda del bebé… y de la madre. A veces los bebés están menos hambrientos y piden comer menos. La madre puede notar que los pechos están más ingurgitados, más duros y molestos. Entonces es el momento de despertar al bebé y ponerlo al pecho para que lo “vacíe” y la mamá se encuentre más confortable. La mayoría de los bebés están de acuerdo con su madre y lo hacen perfectamente.

¿Dar de mamar… es doloroso?

No. Dar de mamar no debe de doler. Si lo hace es porque el bebé no está mamando correctamente.

La mayoría de las veces suele ser la postura inadecuada del bebé al mamar o un agarre al pecho incorrecto, lo que desencadena el dolor. El bebé debe de estar completamente girado hacia el pechode la madre (vientre contra vientre), con la boca muy abierta y abarcando gran parte de la areola (generalmente el labio inferior queda evertido, hacia fuera). El bebé no debería apoyar la cabeza en el codo de la madre, porque de esta manera no puede extender bien la cabeza para enfrentarse al pecho.

Cuando el bebé está bien cogido al pecho su mentón toca el pecho de la madre, su labio inferior está evertido y al succionar sus mejillas están llenas, no se hunden. Y sobre todo la madre no nota dolor.

Además esto favorece el buen “vaciado” del pecho y asegura la producción de leche.

Si todo esto está bien, tu bebé está bien cogido al pecho, con una técnica correcta y sigue doliéndote al amamantarlo consulta con tu matrona, pediatra o en tu grupo de apoyo, para descartar otras causas de dolor menos frecuentes, y aconsejarte sobre otras posturas para amamantar.

¿Cuánto tiempo debo amamantar a mi bebé?

La recomendación de muchas organizaciones de salud y sociedades científicas (Organización Mundial de la Salud, Academia Americana de Pediatría, la Asociación Española de Pediatría…) es la de amamantar al bebé de forma exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y como parte de una alimentación variada hasta los 2 años ó más, si la madre y el bebé lo desean.

Si tu bebé come bien y hace al menos 4-5 tomas al pecho, no son necesarios otros lácteos.

En muchas culturas la lactancia de niños mayorcitos, por encima del año de edad, (o lactancia prolongada) es algo habitual y cotidiano. Sin embargo, en nuestra cultura occidental esto es algo poco frecuente. Las madres que amamantan a niños mayorcitos encuentran muchas veces barreras y rechazo social, entre los profesionales sanitarios e incluso entre miembros de su propia familia, que se basan en mitos, prejuicios y creencias personales que no tienen ninguna base científica y no respeta los deseos de la madre y su bebé.

La lactancia materna es una fuente de salud: a mayor duración, mayor es su beneficio potencial.

Tengo los pechos pequeños. ¿Podré amamantar a mi bebé? ¿Influye también la forma del pezón en cómo se coja mi bebé al pecho?

El tamaño de las mamas, así como la forma de los pezones, no influye en la lactancia, aunque al principio podemos encontrarnos con alguna dificultad.

La mayoría de las mujeres con pechos pequeños llevan una lactancia sin problemas, puesto que la forma y el tamaño suele depender más de la cantidad de grasa presente en la mama. El tejido glandular, bien desarrollado, es el responsable de la producción de leche.

Solo en los raros casos de pechos pequeños por hipoplasia (falta de desarrollo completo de los mismos), entonces es más complicada la lactancia.

Tampoco la forma o el tamaño de los pezones influye en la lactancia, puesto que el bebé no se coge del pezón para mamar, si no del pecho: abre mucho la boca y se coge abarcando con ella parte de la areola. El pezón queda en la parte de atrás de la boca del bebé, en el paladar. Esta manera de cogerse al pecho lo que hace es ordeñar la mama y facilitar la salida de la leche sin molestias para la madre.

En cualquier caso, si los primeros días tienes problemas con el agarre del bebé, pide ayuda a profesionales que seguro sabrán ayudarte y aconsejarte.

¿Cómo sé si mi bebé se está alimentando bien, si tengo suficiente leche?

La mayoría de los bebés que maman adecuadamente, van cambiando las características de las deposiciones a lo largo de la lactancia: los primeros días de vida los bebés expulsan heces negras, muy pastosas y pegajosas (meconio) y aproximadamente a partir de los 3-5 días las heces se van haciendo cada vez más verdosas, más claras (deposiciones de tránsito), y más frecuentes, de tal manera que a partir de los 5-6 días de vida, si va comiendo bien,las deposiciones serán líquidas, de una coloración amarillo-mostaza (algunas con grumos, como granos de arroz) y las hará varias veces al día (la mayoría tras cada toma, incluso más).

También un bebé que come bien moja entre 4-5 pañales al día.

Si ves que tu bebé mama con frecuencia, siempre que él quiere, con una técnica buena, se queda saciado tras las tomas (y tú notas cómo “vacía” tus pechos), descansa entre toma y toma, hace deposiciones como las que te he explicado y moja bien los pañales… entonces no hay porqué preocuparse. Seguroque tu bebé está comiendo muy bien.

 Acude a las citas y a las revisiones de salud con tu Pediatra, que además controlará su peso y su desarrollo. No hace falta pesar al bebé todas las semanas, porque esto muchas veces lleva a confusión.

¿Qué métodos anticonceptivos puedo utilizar durante la lactancia?

Hay muchos métodos anticonceptivos compatibles con la lactancia materna. De hecho, la lactancia materna funciona como método natural de control de la natalidad durante algún tiempo, siempre y cuando se den determinadas circunstancias (método MELA):

  • La madre sigue en amenorrea (no tiene todavía la menstruación)
  • El bebé tiene menos de 6 meses
  • La lactancia materna es exclusiva (el bebé no toma otros alimentos ni agua, infusiones…) y a de ser a demanda, muy frecuente (hace tomas nocturnas cada menos de 6 horas y tomas por el día cada menos de 4 horas)

Si se cumplen estas condiciones, la eficacia de este método es de hasta el 98%.

Se pueden utilizar también los métodos barrera (preservativos, diafragmas con/sin espermicida, DIU) y los métodos hormonales. De estos últimos se prefieren utilizar aquéllos que contienen solo progestágenos, porque los anticonceptivos que combinan progestágenos y estrógenos tienen el riesgo de disminuir la producción de leche. La pastilla del día después también es compatible con la lactancia materna.

En las primeras 6 semanas postparto, los métodos no hormonales son los de elección.

Comenta tu caso con tu matrona o tu ginecólogo: ellos seguro pueden aconsejarte la elección del método que más se ajuste a tu estado actual y al de tu pareja.

¿Puedo seguir amamantando si me quedo embarazada?

Muchas mujeres que amamantan se quedan embarazadas y continúan amamantando al bebé. La leche suele cambiar el sabor y puede disminuir la producción de leche, por lo que algunos lactantes se destetan durante el embarazo de su madre. Otros en cambio siguen mamando encantados, hasta que nace el nuevo hermanito/a. Entonces la mamá amamanta a los dos: se llama lactancia “en tándem”. El pecho vuelve a producir calostro para el nuevo bebé y entonces haya que priorizar las tomas para el más pequeño.

No se han encontrado diferencias en la duración del embarazo, ni en el peso del recién nacido ni en su crecimiento posterior ni en la tasa de abortos, entre mujeres embarazadas que continúan amamantando y las que no.

Para la madre, la lactancia, aun suponiendo un mayor gasto energético, se considera compatible y sin riesgos en un nuevo embarazo.

En caso de amenaza de aborto o parto prematuro conviene observar si el amamantamiento provoca contracciones uterinas que hagan prudente la suspensión temporal de la lactancia.

¿Puedo extraer y almacenar mi leche?

A lo largo de la lactancia de un bebé existen circunstancias que precisan la extracción de leche: ausencias imprevistas, viajes, aliviar ingurgitaciones cuando el bebé es incapaz de mamar bien, trabajo fuera de casa…

Antes de extraerte la leche busca un lugar tranquilo, limpio, donde estés relajada, si puedes tener cerca a tu bebé mejor, pero si estás lejos de él, llévate algún objeto que te lo recuerde (alguna ropita, foto…). Aunque a veces esto es complicado, recuerda que las prisas y el estrés no facilitan la extracción de la leche.

Algunas mamás prefieren extraer la leche manualmente, sin necesidad de instrumentos o máquinas que les resultan molestas y poco naturales. En realidad, no es más que ordeñar la mama. Aunque la mayoría de las mujeres desarrollan su propio estilo natural, puedes comentar con tu matrona, tu grupo de apoyo o tu Pediatra la manera de hacerlo. La eficacia se mide por la comodidad en que se extrae la leche.

Otras mamás, en cambio, utilizan extractores (o “sacaleches”) diseñados para este fín y con los que se encuentran cómodas. Existen multitud de modelos en el mercado: manuales, a pilas, eléctricos… Busca el que mejor se adapte a ti. Lo mejor de un sacaleches es que sea cómodo para ti, fácil de limpiar, manejable (para poderlo transportar), que pese poco, y que produzca una extracción eficaz, no dolorosa y que a la vez, sea capaz de estimular el pecho para que siga produciendo leche.

Recuerda que la cantidad de leche extraída no es un indicador de la leche que produces, solo de lo que es capaz de extraer el sacaleches. Algunas madres con mucha producción se agobian porque extraen solo pequeñas cantidades de leche y creen que solo producen eso. Basta explicarles y relajarse para que aumente la extracción.

Y lo principal: el mejor sacaleches es siempre tu bebé. Si lo tienes cerca, póntelo al pecho: es mucho más agradable para los dos y más efectivo.

La leche extraída se puede almacenar en envases de vidrio o de plástico aptos para uso alimentario. Si puedes elegir, mejor los de vidrio puesto que los de plástico pueden contener sustancias tóxicas para la salud (ftalatos o bisfenol A). Puedes utilizar los envases de cristal pequeños de mermelada, legumbres… bien lavados y aclarados sirven perfectamente.

La leche materna tiene propiedades antibacterianas que permiten su almacenamiento por períodos más o menos largos de tiempo en determinadas condiciones:

  • Calostro: a temperatura ambiente (27-32 ºC) 12 horas.
  • Leche madura:
    • A temperatura ambiente
      • 15ºC: 24 horas.
      • 19-22 ºC: 10 horas.
      • 25 ºC: 4 a 6 horas.
      • 30-38ªC: 4 horas
    • Refrigerada (en nevera) entre 0 y 4 ºC: 8 días. Cuanto más estable sea la temperatura, mejor se conservará la leche, por lo que no se debe poner la leche  en la puerta del frigorifico.
    • Congelada:
      • En un congelador dentro de la misma nevera: 2 semanas.
      • En un congelador que es parte de la nevera pero con puertas separadas (tipo combi): 3-4 meses (porque la temperatura varía cuando la puerta se abre con cierta frecuencia).

En un congelador separado, tipo comercial, con temperatura constante de -19 ºC: 6 meses o más.

 Almacena pequeñas cantidades de 60 a 120 ml para que si tu bebé no se la toma, no tengas que tirar el sobrante.

Si no utilizas la leche ese mismo día, lo mejor es congelarla. Si la extracción se realiza fuera de casa, puedes conservarla en una neverita portátil con frigolinesy congelarla cuando llegues a casa.

La leche se puede descongelar sumergiendo el recipiente en otro con agua caliente, mejor que calentándola directamente. Si utilizas el microondas ten cuidado que no hierva y antes de dársela a tu bebé agítala bien y comprueba que no quema.

La leche descongelada se puede guardar en la nevera 24 horas pero no se debe volver a congelar. Es preferible descongelar pequeñas cantidades, las  que se vayan a utilizar inmediatamente,  para evitar pérdidas de nutrientes y de factores de defensa.  La leche que haya probado el bebé no se debe almacenar de nuevo.

Me incorporo al trabajo. ¿Cómo puedo seguir amamantando a mi bebé?

La vuelta al trabajo supone una dificultad para continuar amamantando a tu bebé, pero no imposibilita que lo hagas.

Existen diferentes posibilidades para mantener la lactancia:

  • Acumular las horas del permiso laboral (1h en medio de la jornada laboral o ½ hora al principio o al final de la jornada, hasta los 9 meses) y sumarlas a la baja maternal.
  • Solicitar una reducción de jornada, con reducción del salario o una excedencia del puesto de trabajo, sin remuneración, durante unos meses para poder estar más tiempo con el bebé.
  • Llevar al bebé al lugar de trabajo durante toda la jornada laboral (esto es posible en algunos trabajos como el comercio, la limpieza doméstica, etc.) o sólo para amamantarlo, si se puede contar con una persona que se ocupe de traer y llevar al bebé.
  • Si no hay mucha distancia entre el lugar de trabajo y el lugar donde está el bebé, salir a darle el pecho durante la hora de lactancia o los descansos
  • Extraer la leche, en casa o en el lugar de trabajo, con un sacaleches (los eléctricos son más rápidos) para que el cuidador se la ofrezca al bebé cuando la madre esté trabajando.
  • Unas semanas antes de incorporarse al trabajo, conviene familiarizar a la persona que se vaya a encargar de cuidar al bebé con el manejo de la leche materna y la forma de administrarla (vasito, cuchara,..)
  • Mantener tomas de pecho frecuentes, a demanda, cuando la madre esté en casa con el bebé (fines de semana, durante la noche…) y ofrecer otros alimentos apropiados para su edad, cuando la madre esté fuera (por ejemplo, en niños mayores de 6 meses: purés de verduras o fruta).
  • Si la madre le ofrece el pecho al bebé inmediatamente antes de salir de casa e inmediatamente al volver, es posible que solo necesite una o dos tomas de leche u otros alimentos (según la edad) durante su ausencia. Muchos bebés, cuando la madre no está, son capaces de pasar varias horas sin comer, algunos duermen prolongadamente en ausencia de la madre para pedir mucho más a menudo cuando regresa.

¿Qué puedo comer o tomar para producir más leche? Qué son los galactogogos?

Los galactogogos son productos (fármacos, plantas…) capaces de aumentar la producción de leche.

El mejor galactogogo, lo que más aumenta la producción de leche, es el contacto piel con piel entre la madre y el bebé, una lactancia a demanda, muy frecuente y con una técnica correcta.

Cuando todo esto falla, en determinadas circunstancias y siempre bajo supervisión sanitaria, se pueden utilizar determinados fármacos que pueden aumentar la producción de leche. Se aconseja utilizarlos a la menor dosis que produzca el efecto deseado y durante el menor tiempo posible.

A lo largo de la historia, en todas las culturas se ha asistido a las parturientas con el fín de facilitar su paso a la maternidad y de optimizar la lactancia materna. De esta manera, se les ofrecía determinados alimentos y hierbas, que servían para aumentar las fuerzas de la madre y mejorar la lactancia materna.

A pesar de su uso, actualmente sabemos que no hay evidencia científica de que determinadas plantas, infusiones o alimentos aumenten la producción de leche. Más aún, el abuso de algunas de ellas tiene el efecto contario, disminuye la producción, y debido a su contenido en algunas sustancias tóxicas podría dar graves problemas de salud a la madre y al bebé. Y es que parece que no siempre “lo natural” es bueno.

En Internet… ¿dónde puedo encontrar información útil y fiable sobre lactancia?

El Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatria tiene una página con mucha información para padres y profesionales, además de un foro donde plantear dudas y que responden padres y los mismos profesionales del Comité:

http://www.aeped.es/comite-lactancia-materna

http://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/foros-comite-lactancia-materna

Algunos grupos de apoyo a la lactancia materna disponen también de información muy útil y elaborada. Estos son algunos ejemplos:

http://albalactanciamaterna.org

http://www.asociacionsina.org

En esta página puedes consultar la compatibilidad de la lactancia materna con medicamentos, plantas y enfermedades maternas. Además tienes la posibilidad de poder plantear tus dudas por mail.

http://e-lactancia.org

Medicamentos

La lactancia materna no suele provocar problemas con la mayoría de los medicamentos. De hecho, más del 90% de las mujeres que lactan toman medicamentos o algún producto fitoterapéutico. De la misma manera existen muy poquitas enfermedades maternas incompatibles con la lactancia. De manera que, no dejes de dar pecho a tu hijo por este motivo. Ahora pasamos a enumerarte productos o prácticas que son compatibles con la lactancia y otros que no.

Medicamentos compatibles con la lactancia

  • El paracetamol o el ibuprofeno
  • Casi todos los antibióticos para combatir infecciones
  • Casi todas las hormonas, incluidos los corticoides
  • La insulina y la tiroxina
  • Los medicamentos antitiroideos, antiepilépticos, antirreumáticos
  • Casi todos los fármacos para la enfermedad inflamatoria intestinal y varios inmunosupresores

 

  • Todos los procedimientos odontológicos, incluida la anestesia local
  • Las ecografías, las radiografías, los TAC y las Resonancias Nucleares Magnéticas (RNM
  • Mamografías aunque suelen dificultar la interpretación. Mejor optar por una ecografía. Antes de la exploración, vaciar bien el pecho (dar de mamar)

Medicamentos no compatibles con la lactancia

  • Quinolonas
  • Estrógenos porque provocan disminución en la producción de leche

Si se han de usar anticonceptivos, los mejores son los mecánicos (preservativo, DIU), las píldoras con progestágenos y el método MELA.

Si tienes duda sobre algún medicamento o práctica, ponte en contacto con tu ginecólogo o el pediatra de tu hijo. También puedes consultar en alguna de las webs que más problemas de lactancia materna resuelven y en la que colaboran activamente los pediatras del Hospital de Dénia.

Concurso Fotográfico

Organizado por el Grup Nodrissa y promovido por el Área Clínica de Pediatría del Hospital de Dénia, comenzó en 1996 con un centenar de fotos. En las ediciones de los últimos años se presentan más de un millar de fotografías procedentes de todo el mundo.

Son instantáneas recogidas en cualquier situación y momento mientras las madres están dando el pecho a sus bebés. Lo que persigue el Grup Nodrissa con el concurso es normalizar el hecho de amamantar en cualquier situación de la vida cotidiana.

Si quieres dar a luz en nuestro hospital, contacta con el equipo de matronas

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto (requerido)
[text your-subject*]

Su mensaje

X