Unidad del dolor

Dolor de espalda

Unidad del Dolor

En la Unidad del Dolor tratamos dolores agudos o crónicos. Según estudios recientes, el 20% de la población española sufre algún tipo de dolor. Según el responsable de la unidad, el anestesiólogo Luis González

 

el dolor es una percepción subjetiva. Y tiene un importante componente psicológico, que se puede medir con diferentes escalas objetivas”.

El dolor agudo es más puntual e intenso que el dolor crónico y puede tener su origen en una cirugía, un accidente o un hueso fracturado. En cambio, el crónico se caracteriza porque persiste en el tiempo (más de tres meses).

Las Unidades hospitalarias de tratamiento del dolor no atienden todo tipo de dolencias. Abordan aquellas que impiden al individuo realizar su actividad diaria normal. Son pacientes que previamente han sido sometidos a diferentes tratamientos y que no han conseguido obtener los resultados esperados.

Los dolores más prevalentes son los que presentan los pacientes oncológicos, seguidos de lumbalgias y ciatalgias. Los más frecuentes que tratan las unidades del dolor son:

  • Dolores de espalda: lumbar o cervical
    Dolor oncológico
    Cefaleas
    Neuralgias
    Dolor fascial
    Dolores reumáticos

Los pacientes, en primera instancia, son tratados por su médico de cabecera. Si el dolor persiste, es referido al especialista del área (traumatólogo, reumatólogo…).Una vez agotados todos los recursos existentes y si el dolor aún continua su caso será derivado a la unidad del dolor.

En la unidad del dolor, y siguiendo el protocolo establecido por el Hospital de Dénia, se estudiará el caso de cada paciente, y serán los facultativos quienes tomen la decisión de si el paciente requiere alguno de los tratamientos de esta unidad.

Los pacientes referidos son tratados en consultas externas. En la primera consulta se estudia su caso y se decide qué técnica es la más adecuada, según el dolor que padecen. En consultas sucesivas se les aplican técnicas mínimamente invasivas en terapias más especificas como son: bloqueos nerviosos, radiofrecuencia, estimulación nerviosa, bombas de morfina, etc.

La unidad de tratamiento del dolor también trabaja con interconsultas dentro del propio hospital (pacientes ingresados en la planta, UCI y posoperatorios).

Unidad del dolor

Radiofrecuencia

Hemos incorporado una revolucionara técnica para paliar el dolor crónico. Se trata de la Radiofrecuencia, un sistema térmico que permite, a través del calor, controlar la funcionalidad del sistema nervioso periférico.

La Radiofrecuencia crea un campo eléctrico que discurre entre el extremo de un electrodo, situado en el nervio que queremos tratar y la placa de material conductivo que, a su vez, se coloca en la zona afectada por el dolor crónico.

El paso de corriente a través de este circuito provoca un movimiento de iones en el tejido, que genera calor, y a su vez va lesionando el nervio para inhabilitarlo y, de esta manera, inhibir el dolor crónico que provoca la sensibilidad de ese nervio.

Normalmente la Radiofrecuencia se aplica sobre el sistema nervioso y sobre tejidos que no son fundamentales para la motricidad del paciente. De esta forma, se trata el área afectada por el dolor crónico con el objetivo de dejarla insensible.

La manera de tratarlo es incrementando la intensidad de la corriente en el generador hasta alcanzar la temperatura deseada en la punta activa (fase inicial). Después, se mantiene con el mínimo nivel para conseguir una temperatura constante (fase de mantenimiento).

El tamaño final de la lesión dependerá de la longitud y diámetro de la punta activa, de la conductividad del tejido a lesionar y de la vascularización de la zona.

Esta técnica generalmente se emplea para atacar el Síndrome Facetario, que es el dolor de las articulaciones, entre las vértebras.

X